¿Merece la pena?

 

 

Esta es la primera pregunta que tenemos que hacernos

 

Hemos de ser conscientes que introducir cambios en los servicios que proceden de otra forma de entender la atención, es posible, pero no siempre resulta sencillo.

 

Requiere compromiso y esfuerzo, tanto de la organización y sus responsables como de los profesionales.

 

Pero ¡merece la pena!. Por muchas razones...

 

 

 

Beneficios descritos en los centros que apuestan por la Atención Centrada en la Persona

 

 

Para las personas mayores

 

  • Mejora su calidad de vida (bienestar subjetivo, estado de ánimo, autonomía, independencia).

 

  • Las personas se sienten más satisfechas con la atención recibida

 

  • Se implican más en su plan de atención

 

Para las familias

 

  • Facilita y anima la presencia y colaboración familiar en los cuidados

 

  • Aumenta la confianza de las familias hacia el centro y los profesionales. Mejora la relación y se previenen algunas dificultades.

 

  • Las familias se sienten más satisfechas con la atención que las personas reciben.

 

Para los profesionales

 

  • Dignifica y cualifica su labor asistencial

 

  • Motiva, genera ilusión y fortalece la autoestima profesional

 

  • Favorece procesos de mejora e innovación

 

  • Visibiliza, refuerza y pone en valor las actitudes profesionales correctas y las buenas prácticas.

 

  • La responsabilidad se comparte, los logros son de todos y los errores o fallos no son solo de los profesionales.

 

  • Crea espacios de comunicación y cooperación con las personas usuarias, con las familias y con el resto de profesionales, facilitando las relaciones y un buen clima laboral.

 

  • Genera reflexión y cambios positivos de actitud hacia las personas usuarias y familias.

 

Para la organización

 

  • Mejora el clima laboral

 

  • Facilita la toma de decisiones compartidas

 

  • Reduce el burn-out y el absentismo laboral

 

  • Facilita organizaciones más cordiales y más abiertas a los cambios

 

  • Facilita la participación, el intercambio y el trabajo en equipo

 

  • Ofrece un modelo referente de atención, evitando las praxis inadecuadas y previniendo el maltrato.

 

  • Reduce los conflictos con las personas y las familias

 

  • Facilita la coordinación con los recursos comunitarios

 

  • Mejora la calidad de la atención


 

 

 

Merece la pena porque este es un enfoque que trabaja desde los valores humanos, desde la defensa del ejercicio de los derechos de las personas, de personas que se encuentran en situaciones de especial vulnerabilidad, y eso..., nos humaniza y nos engrandece...

 

Tomado de: La atención gerontológica centrada en la persona (Martínez T, 2010)

 

 

 

Para contactar

 

© Todos los derechos reservados.